lunes, marzo 12, 2007

Pequeña historia de un montaje (parte 1?)

Espero no aburrir con esto pero siendo las 5:42 am -y con mucho trabajo por delante- dejo algunas fotos recogidas en días pasados. La exposición La persistencia de lo efímero. orígenes del no-objetualismo peruano: ambientaciones / hapennings / arte conceptual (1965-1975) inaugura en prácticamente 4 días. Algunas pocas horas atrás comenzó ya la transformación del segundo espacio, el cual es en realidad las salas principales del Centro Cultural de España. Justo hace poco estuve por allí y las cosas van avanzando con la velocidad estupenda del maestro Félix, un pintor extraordinario.

El otro espacio -la casa vecina inutilizada- empezó a ser habilitado desde hace 12 días atrás , por lo cual está ahora al 95% listo, lo cual es un gran alivio. Agradecemos infinitamente al CCE por creer en esta locura: romper muros, construir paredes, levantar estructuras nuevas, instalar todo un equipo de iluminación y repintar parte de la fachada. Espacios habilitados que fueron pensados de forma particular para obras específicas.

El antes:



El después:


Bocetos y maquetas misias para montaje llevadas ahora al CCE para aclarar ideas en el espacio:



La transformación de las salas principales:



Hay un elemento de adrelina y tensión que se genera en los últimos días de montaje de cualquier curaduría, algo difícil de comparar con las presiones propias de la investigación o de la escritura. Ese grado de fricción emocional o psíquica que paraliza e impulsa al mismo tiempo, combinando el cansancio inevitable con la satisfacción de las pequeñas tareas logradas. Difícil de explicar pero sin duda diría que es un tipo de placer muy especial: un placer espacial! Algo de sensorial (el color, la forma), de conceptual (las relaciones, los vínculos), de textual (los rótulos, los pies de objeto), y todo aquello que involucre diseño y arquitectura mezcladas en el sinfín de posibilidades y alteraciones que toda plataforma permite. Y eso pensando en la parte museográfica del asunto, ya ni que decir de los afectos puestos en juego. Ya que definitivamente aquel algo que quedará visible en esta exhibición si bien se podrá insinuar como un tejido semántico sobre un conjunto de experiencias de la época, no será aún comparable con la experiencia personal que se ha podido compartir con cada una de las personas -que participan en esta exhibición- durante casi dos años de charlas interrumpidas e ininterrumpidas. Tal vez podría, en adelante, cambiar la curaduría por la investigación, pero definitivamente esas conversaciones e intercambio de ideas con los protagonistas de la expo nos los cambiaría por nada.

3 comentarios:

Mari dijo...

miguel quiero contactarme contigo

cristina dijo...

¡qué bonito post! una pequeña mirada a otra parte de miguel. me gustan los antes y los después. muchos saludos!

Miguel López dijo...

Hola Cristina, pucha me gustaría seguir colgando fotos pero me quedé sin cámara ya q mi hermana la necesitaba para un viaje :P
en fin, el montaje va bien, hasta hace cinco horas estaba furioso por un retraso inadmisible, pero en las últimas dos horas se ha avanzado bastante en otras tareas así que estoy de pronto un poquito más tranqui.
Si todo sale como está planeado el montaje debería quedar buenísimo, ojalá, y espero que puedas darte un salto, he cambiado el vino por el pisco así que habrá unos buenos pisco sours. jeje.

Hola Mari, pensé que tenías mi mail, de todas formas te escribo pronto al correo de tu web y seguimos conversando, un abrazo.