sábado, noviembre 08, 2008

Una censura no sólo religiosa sino de clase

Se empiezan a multiplicar los comentarios frente al reciente cierre de la galería Vértice por parte de la Municipalidad de San Isidro. El diario Peru21 saca otro artículo con declaraciones verbales de la artista sobre la censura y el cierre intempestivo de su exposición 'La Migración de los Santos'. Es significativo como la cantidad de comentarios on-line sobre esta noticia en el diario de Peru21 apuntan, en claro acuerdo con la censura de la Municipalidad, a una suerte de "respeto" místificado sobre las imágenes de los Santos, como la "libertad de exprensión" acaba precisamente allí donde se guarda con celo las creencias y representaciones de la Iglesia, e incluso se preguntan si acaso algo como "esto" [la exposición] permite, efectivamente, "culturizar al país". Es evidente que cada uno podrá tener sus opiniones sobre la exposición, sea favorables o no, ¡pero no se le puede pedir a la producción visual de un sujeto que sirva como afirmador de creencias religiosas -sean católicas o no-!

Cristina Planas utiliza un conjunto de imágenes del imaginario mestizo, aludiendo precisamente su hibridación y desplazamiento popular en el ámbito cotidiano, asociadas a una religiosidad distinta que no responde únicamente al occidentalismo romano sino que se asume desde su condición emergente y vernacular. La presencia de Sarita Colonia, entre otras también conocida como la "santa de los pobres", al ser ella misma no-oficial y no-reconocida por la Iglesia Católica, señala ese límite borroso de la fe en sus deseos fragmentarios y domésticos. Gran parte de los comentarios de vecinos y personas alarmadas que se encuentran en la web de Peru21 son un claro índice de esa expectativa ingenuamente errada del arte, pidiéndole a éste un tipo de "culturización" o cultura ya empacada, facilista y digerible, como esa respuesta fácil que le pedíamos al profesor cuandoe estábamos el colegio. Es curioso además como se articula la defensa ultrapurista de los católicos que protestan, tal vez ignorando por completo cómo se ha entramado el imaginario religioso en el Perú, en su contaminación con la cultura popular y andina, y cómo han atravesado y se han forjado las imágenes en el desplazamiento de un espacio cultural y geográfico a otro (o los vínculos mismos de la religión con el proceso de modernidad colonial). ¿Es que acaso se cree que la religión cayó impoluta del cielo en el Siglo XX?

¿Pero por qué resulta tan difícil asumir una exposición como la de Cristina Planas como un proceso reflexivo capaz de añadir preguntas sobre cómo se configuran cotidianamente esas identidades en relación a los múltiples cultos 'oficiales' y populares? ¿Es precisamente la aparición inmoderada de aquellos santos en ropa interior la que causa tanta alarma, obviando por completo la dimensión humana de aquellos que ahora se reconocen como 'santos' -qué es un 'santo finalmente-? Es evidente que Planas pone en juego mucho más que simples representaciones religiosas, aludiendo directamente a ese aspecto impuro y contaminado -como diría Gustavo Buntinx- de múltiples procesos de modernidad superpuestos, vinculado directamente con una retórica migrante y provinciana que ya los ha hecho suyos, de formas distintas e incluso que algunos podrían considerar irreverentes -la estética 'chicha' de afiches que Planas presenta aluden directamente a ello, por ejemplo-. El conflicto para mí atraviesa claramente también una dimensión política y de clase, donde el dogmatismo occidentalista católico aburguesado no quiere verse tampoco demasiado 'mezclado' con una estética provinciana, que se podría considerar baja, pobre y chocante. Y claro, se trata de "guardar fidelidad" con las representaciones santas sin preguntarnos en lo más mínimo cómo se configuran tales representaciones en las distintas subjetividades. Aquí no existe únicamente un conflicto de legalidades incumplidas -aún cuando la dimensión policial del asunto ya esté desde allí presente-, sino de usos y formas 'adecuadas' de representar. Se trata, sutilmente, de poner a cada uno en 'su lugar', y a cada cosa donde 'se merece'.


[foto de Felipe Mayuri Poma]

........

Más fotografías sobre la exposición en el blog El Arte Calato.

Otros bloggers han opinado así sobre el tema:

- Micromuseo Bitácora (de Gustavo Buntinx)
- Puénte Aéreo (de Gustavo Faverón)
- Escuela-de-mArte (de David Flores Hora)
- El Arte Calato (de Felipe Mayuri Poma)
- Palabras van y vienen (de María Isabel Guerra)
- Otras tardes (de Miguel Sánchez Flores)
- Zona de noticias (de Paolo de Lima)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Sería interesante poder ver aunque fuera en fotos las piezas de Cristina ya que parece que será imposible poder hacerlo en la galería. Hay algún link que nos puedas recomendar para ello ?

Slds

Nicolas

Miguel López dijo...

Hola Nicolás,
claro en blog de Felipe Mayuri podrás encontrar algunas fotos sobre la expo:
http://miraaeselococalato.blogspot.com/2008/11/sin-censura-imgenes-de-la-migracin-de.html

y al final de este post puedes ver un video sobre la exposición:
http://arte-nuevo.blogspot.com/2008/11/vergonzosa-censura-de-la-municipalidad.html

espero haberte ayudado,
saludos,
m.

Anónimo dijo...

Que la artista abra su web y en ella, que ponga la exposicion en virtual. Que ponga fotos y detalles a toda pantalla. No a la censura.

pedro dijo...

asi es

M. Isabel (antes Danza Invisible) dijo...

Gente: YO tengo una galería de fotos en Google: http://picasaweb.google.es/isabel.isabelg/2008_10_10CristinaPlanas#
de hecho muchos la han linkeado pero POCOS han puesto mi crédito. Espero que esto aclare las cosas (aunque, no hard feelings eh)

Y de pasarela los invito a ver esta estatua representando a Santa Teresa de Avila en pleno arrebato de éxtasis místico:

http://www.elzo-meridianos.blogspot.com/2007/08/el-xtasis-de-santa-teresa-de-jess-de-la.html

fíjense en la expresión de la cara… jeje.

Alguien que le avise a Cipriani para que se vaya hasta ese museo a tratar de censurar la estatua, sí??