domingo, julio 20, 2008

El debate en torno al Museo (12) / Comentario de George Simons

El periodista cultural, radicado en Madrid, George Simons, me manda su opinión en torno al debate sobre el Museo.
.......

A pesar de la clara inclinación del MALI hacia el arte contemporáneo, se construye otro Museo de Arte Contemporáneo (MAC) en Lima. Solamente resulta extraño a quien limite el museo a exhibir una colección permanente y a muestras temporales (y el espacio crítico mencionado por Miguel está llamado a probar y forjar nuevas posibilidades para este proyecto; sólo así podría ser viable el MAC). La inversión en el MALI, además de implementación de instalaciones turísticas también prevé la construcción de una biblioteca y un auditorio, por ejemplo; asimismo el MAC imparte ya talleres de arte, libres y dirigidos a la comunidad y auditorio; esto sin contar las posibilidades digitales de diversificarse en programas educativos y difusión del arte contemporáneo peruano.

Legalmente no sé en qué está el problema. No sé si haber subsanado dicha falta en la tramitación (si acaso es la única falta en la que ha incurrido el MAC) pueda ser suficiente en el plano legal. (Sería bueno alguien escribo al respecto desde dicha perspectiva). Lo cierto es que los jardines y la seguridad son ya financiados por el IAC, y continúan abierto gratuitamente al vecindario, cuyos inmuebles, si el proyecto sale como se planea, su valor se incrementarían. Además, un % de los ingresos, por ley, van a la municipalidad. Resulta una inversión clave para el desarrollo cultural en un distrito tradicionalmente asociado a la producción artística

El vecindario se opuso al MAC . Éste respondió con una serie de propuestas de cierto impacto social como talleres y manteniendo los jardines y la seguridad del parque como un servicio gratuito a la comunidad. Pero lo han desestimado. ¿Por qué? El alcalde del distrito de Barranco, Antonio Mezarina, ratificó la paralización de las obras. ¿Vanidad o férrea defensa del vecindario? Ahora bien, si el proyecto en sí mismo está bien o mal hecho o de qué manera específica y real perjudica la comunidad, este criterio no parece estar en su discurso.

O tal vez sí, ¿sería ingenuo invitar a discutir aquí en este blog al presidente del vecindario o al alcalde? (¿y además grabar la invitación por escrito, impresa y colgarla aquí, o al presidente del vecindario? Tal vez hasta acepten).

De cara al proyecto en sí mismo y el espacio público que ha creado

En cuanto al espacio crítico creado, se corre el riesgo de tomar el asunto como un problema de laboratorio y alejado del contexto real (que no se reduce a dinero, ni éste a inversión, sino a un circuito institucional que lo usa y una comunidad que se ve en la posibilidad de intervenir) de posibilidades reales de infraestructura y diálogo, agentes que trabajan directa o indirectamente o el público que simplemente simpatizan con el MAC; y por otro lado a que se sobrepongan líneas de discusión y pensar que solamente basta construir a toda costa el edificio del MAC. No; la legitimidad del MAC viene dado efectivamente por el espacio crítico que ha generado a su entorno un proyecto con financiamiento.

En cuanto a lo primero, se trata de tener en cuenta cómo se ha creado este espacio público, ¿ha sido acaso un vacío institucional el que en parte lo ha propiciado? ¿entorno a qué nudos y en qué medida hay discusión y disensiones argumentativas sobre el rumbo de este proyecto? Y segundo, ¿cómo hacer que canales de comunicación se desarrollen sin exclusividad, por el contrario, ensanchando la banda de la discusión interdisciplinaria en torno a la acción artística y sus momentos? Y lo que es más difícil comprometerse con dicho espacio crítico no institucional.

En cuanto a lo segundo, el problema tiene diferentes flancos: por un lado los vecinos, el alcalde y el entramado legal. Por otro lado, la circunstancia según la cual el espacio público generado se haya convertido en su mejor carta suscita la siguiente duda: ¿Qué tanto está dispuesto a comprometer el IAC su proyecto MAC? Por comprometer no me refiero tanto a un compromiso con la comunidad artística (que también es importante y que desde ya se constata), sino qué tanto está dispuesto acomodar su proyecto a las circunstancias.

Y el compromiso del MAC también debe venir en el sentido de crear efectivamente canales de comunicación con los individuos y agentes pero de cara a que no quede en vanas elucubraciones de lo que un museo debería ser, sino a hacer efectivas, reales esas propuestas y discusiones. Un canal a explotar es Internet, este blog, que a mi juicio parece lo más apropiado. ¿Cómo poner realmente en práctica este espacio público? y ¿Qué tanto está dispuesto el MAC a dar de si?

Saludos,

George Simons

1 comentario:

Freestyle Comunity dijo...

HOLA
Soy el Editor de RETORICAS.COM, y me gustaría que intercambiáramos links (enlaces) entre nuestros sitios para aumentar el tráfico de los mismos, primero te recomiendo que chequees que tal está mi blog, y luego me contactas, la dirección es la siguiente:

http://retoricas.com
Un abrazo.