jueves, agosto 07, 2008

En peligro la Gerencia de Cultura de la Municipalidad de Miraflores

Hoy se ha publicado en Perú21 un artículo realmente preocupante si resulta cierto en toda su dimensión. Según una ordenanza publicada en el diario El Peruano, la Municipalidad de Miraflores estaría disolviendo la Gerencia de Cultura, para convertirla en una subgerencia de una nueva Gerencia de Desarrollo Local. Debo aclarar de antemano que este comentario no está motivado por ningún interés laboral -yo ya no soy parte del equipo de dirección de las salas de Miraflores desde enero de 2008, ya que desde entonces resido fuera del país-.

Digo que resulta preocupante porque efectivamente ello es, voluntaria o involutariamente, parte de un proceso continuo de entorpecimiento que limita y dificulta la autonomía y el adecuado trabajo de la Gerencia de Cultura (ahora quizá a punto de ser subgerencia). Ello deja ver la poca voluntad o la poca información de las personas que dirigen la Municipalidad, y que parecen asumir que el realizar este trabajo de dirección y organización cultural es tarea sencilla. Lo más lamentable, al margen de su miopía, es que no comprendan la necesidad de apostar abiertamente por el rubro de cultura, que es sin duda una de las características públicas que marcan el distrito (las salas de arte, los centros culturales, las casas museo, las asociaciones independientes, etc.) para sus tantos públicos que lo visitan diariamente.
Este recorte de su independencia no puede ser entendido únicamente como un reacomodo del organigrama, sino como su posible marco real de prioridades, y es penoso notar que cultura no es, definitivamente, uno de sus principales intereses. Si todo ello logra consumarse sería también totalmente incierto el rumbo de la Sala Luis Miró Quesada Garland y la Sala Raúl Porras Barrenechea -esta última además recientemente renovada-, dos de los espacios de exposiciones de arte contemporáneo más visibles e importantes de la ciudad. Está claro que si la Gerencia de Cultura pierde su actual estatus de trabajo, las posibilidade de acción de ambas Salas de arte estarían doblemente más entrampadas que en el momento actual.

Es importante estar atentos ya que de ser realizado tal reacomodo se haría necesario un pronunciamiento público, del campo de las artes, frente al alcalde Manuel Masías y sus intentos de meter debajo de la alfombra un rubro como la Cultura, que tantos méritos y beneficios ha traído al distrito.
.......

Preocupa gestión cultural miraflorina
Al pasar a ser una subgerencia de Cultura, se teme que dependa de burocracia.

El 30 de julio, el concejo distrital aprobó la Ordenanza 289-MM, publicada en el diario oficial El Peruano el 1 de agosto, que establece el nuevo organigrama de la Municipalidad de Miraflores. En él, la hasta entonces Gerencia de Cultura queda convertida en una de tres subgerencias de la nueva Gerencia de Desarrollo Local.

Así, la comuna miraflorina retrocede en un tema en el que hace más de 20 años es líder a nivel nacional, pues recorta considerablemente la capacidad para la gestión cultural. Coincidentemente, esto pasa cuando el país debate la creación de un Ministerio de Cultura para, precisamente, mejorar la gestión en el rubro.

Una subgerencia carece de autonomía para firma de convenios, aprobación de presupuestos –de por sí pequeños– y, en última instancia, resolución de problemas mediante la toma rápida de decisiones, ya que no tiene acceso directo al alcalde ni a la gerencia municipal. En otras palabras, la Cultura irá más lento y podría ser más pobre en Miraflores.

En ese distrito su gestión venía recuperando el nivel de sus mejores momentos. Además, tiene excelentes salas de arte –la Luis Miró Quesada Garland es la más importante del Perú–, así como un centro cultural moderno, como el Ricardo Palma, y es capaz de acoger eventos como la Noche en Blanco, que atrajo a más de 250 mil personas y que se perfila como el evento cultural del año.

Ojalá que el alcalde de Miraflores no aprisione un rubro que hasta ahora le ha dado excelentes réditos a la autoridad y a sus vecinos.
......

Opina:
JORGE VILLACORTA (Crítico de arte):
"Son 25 años de desarrollo los que ubican a Miraflores como líder en Cultura. Ese proceso incluyó crear una Gerencia de Cultura que tiene más de diez años. Un evento como la Noche en Blanco habría sido imposible sin esta gerencia porque ¿quién se compromete? Un subgerente no puede asumir compromisos porque no puede decidir."

1 comentario:

el mundo del rulo dijo...

che esta muy bueno el blog...
y es bueno enterarse como se manejan en peru con el arte...



suerte che!!


el Rulo