viernes, octubre 19, 2007

Tributos a la Utopía

Luis Lama escribe sobre la última exposición de Alfredo Márquez en 80m2, titulada Solo para I[NN]iciados, y sobre la exposición antológica de Esther Vainstein en el ICPNA de Miraflores.
...................

Tributos a la Utopía

La ex­traor­di­na­ria ex­po­si­ción de Al­fre­do Már­quez en 80 mts2 re­sul­ta me­mo­ra­ble y per­mi­te ana­li­zar, si­mul­tá­nea­men­te, tan­to la his­to­ria del ar­te co­mo los mo­dos de ver en nues­tro país.

La mues­tra tie­ne un es­pí­ri­tu qui­mé­ri­co y com­pro­me­ti­do que pu­die­ra re­cor­dar a los gran­des nom­bres de la van­guar­dia ru­sa que apo­ya­ron al sis­te­ma, pen­san­do que lo­gra­rían cam­biar el mun­do y que ve­rían có­mo ar­te y so­cie­dad ter­mi­na­rían por in­te­grar­se. De­sem­bo­ca­ron en frus­tra­ción de­bi­do a la mi­se­ria eco­nó­mi­ca y mo­ral que obli­gó a los ar­tis­tas a ha­cer un ar­te “pa­ra el pue­blo”, tan re­tró­gra­do du­ran­te Sta­lin co­mo du­ran­te Hi­tler.

Hay un as­pec­to nos­tál­gi­co en la pro­pues­ta de Már­quez que se ini­cia con una vi­sión sar­dó­ni­ca de Mao en lips­tick ro­jo, cu­yas fac­cio­nes, ape­nas iden­ti­fi­ca­bles, per­mi­ten ase­ve­rar que su ima­gen es un ico­no de nues­tra con­tem­po­ra­nei­dad. A su la­do, a mo­do de lá­pi­da mor­tuo­ria, es­tán las ma­llas se­ri­grá­fi­cas que re­pro­du­cen a los per­so­na­jes que in­te­gran la ins­ta­la­ción más in­te­li­gen­te que ha­ya vis­to en mu­cho tiem­po.

Már­quez reú­ne imá­ge­nes de Mao a Edith La­gos (la úni­ca mu­jer), de Va­lle­jo a Ja­vier He­raud y las tra­ba­ja en se­ri­gra­fía es­ta­ble­cien­do una tex­tu­ra vi­sual de cír­cu­los con­cén­tri­cos que nos re­mi­ten a las in­ves­ti­ga­cio­nes óp­ti­cas de los años 60, cuan­do se ges­ta­ran al­gu­nas de las ma­yo­res re­vo­lu­cio­nes del si­glo an­te­rior.

Lo que vuel­ve emo­ti­va a es­ta se­rie es que en mu­chos ca­sos se ha op­ta­do por imá­ge­nes po­co re­pro­du­ci­das de la ju­ven­tud de los pro­ta­go­nis­tas y los con­tra­po­ne en la par­te in­fe­rior con se­ri­gra­fías de sus fu­ne­ra­les, dan­do co­mo re­sul­ta­do una con­fron­ta­ción que pu­die­ra leer­se en tér­mi­nos de sa­cri­fi­cio re­vo­lu­cio­na­rio, en­ten­di­do en el más am­plio sen­ti­do de la pa­la­bra.

Már­quez rin­de ho­me­na­je a los com­ba­tien­tes y a los anó­ni­mos que de una u otra ma­ne­ra han par­ti­ci­pa­do con sus ideas, sus obras y sus cuer­pos en tra­tar de re­de­fi­nir la jus­ti­cia en el Pe­rú. Que mu­chos ha­yan fra­ca­sa­do en el em­pe­ño no im­pi­de que de­ban ser re­cor­da­dos, más aún en tiem­pos en los que por pri­me­ra vez en­tre no­so­tros una obra de ar­te es des­trui­da por ra­zo­nes po­lí­ti­cas. Por eso co­rres­pon­de­rá a ca­da es­pec­ta­dor de­ci­dir, sin cen­su­ras, la co­rrec­ción po­lí­ti­ca de lo pre­sen­ta­do.

En lo que a no­so­tros con­cier­ne lo ex­hi­bi­do es un acier­to es­ti­ma­ble. Már­quez, que se apar­ta to­tal­men­te del pan­fle­to pa­ra ha­cer una me­lan­có­li­ca in­tros­pec­ción, cu­yo ca­rác­ter se ahon­da más aún por la ban­da so­no­ra pro­ve­nien­te de un vi­deo que a ma­ne­ra de sli­de show nos re­cuer­da de qué ma­ne­ra ca­da uno de los per­so­na­jes evo­ca­dos par­ti­ci­pó en la ges­ta de nues­tra his­to­ria.

Re­fle­xión fi­nal. Ha­ce ape­nas 15 años es­ta mues­tra hu­bie­ra si­do im­pen­sa­ble y na­die se hu­bie­ra atre­vi­do a ex­po­ner­la. Que hoy pue­da ex­hi­bir­se li­bre­men­te re­ve­la de lo que ideo­ló­gi­ca­men­te he­mos avan­za­do, de la va­len­tía de un ar­tis­ta y de una ga­le­ría co­mo 80 mts2 que ha sa­bi­do man­te­ner­se en los már­ge­nes del mainstream, con una pro­gra­ma­ción de ab­so­lu­ta co­he­ren­cia que tie­ne me­re­ci­do el res­pe­to ga­na­do en su aún bre­ve tra­yec­to­ria.

- Est­her Vains­tein en el ICP­NA tie­ne una an­to­ló­gi­ca de vi­si­ta in­dis­pen­sa­ble, por­que re­fle­ja la os­ci­la­ción de nues­tros gus­tos y có­mo el ar­te ha ido va­rian­do pa­ra re­gre­sar al mis­mo lu­gar de los 80 cuan­do ella se ini­cia­ra. Lo ex­hi­bi­do cons­ti­tu­ye una agu­da mi­ra­da a nues­tras pre­di­lec­cio­nes ar­tís­ti­cas du­ran­te el úl­ti­mo cuar­to de si­glo.

Vains­tein ha si­do pio­ne­ra en mu­chos as­pec­tos, por­que pa­ra­le­la­men­te a un in­ta­cha­ble di­bu­jo de re­mi­nis­cen­cias geo­ló­gi­cas, ha he­cho ins­ta­la­cio­nes sin pa­ra­le­los al re­cu­rrir a ma­te­ria­les na­tu­ra­les y re­cons­truir sim­bó­li­ca­men­te el pai­sa­je al in­te­rior de una ga­le­ría. De ella ade­más he vis­to el pri­mer vi­deoar­te en el Pe­rú y el me­jor do­mi­nio del es­pa­cio con una pro­pues­ta eco­ló­gi­ca de­ri­va­da del land-art nor­tea­me­ri­ca­no de los 70, y que en la ac­tua­li­dad se pu­die­ra re­la­cio­nar con in­da­ga­cio­nes del es­co­cés Andy Golds­worthy.

Las pro­pues­tas de Vains­tein pu­die­ron ha­ber pa­sa­do a se­gun­do pla­no en los tiem­pos de con­vul­sio­nes ex­pre­sio­nis­tas y he­ge­mo­nías chi­cha. Pe­ro su obra nun­ca de­jó de te­ner ese as­pec­to clá­si­co, que sin caer en el es­te­ti­cis­mo per­mi­tía ac­ce­der a una na­tu­ra­le­za ideal cons­trui­da por una mu­jer que me­re­ce te­ner un lu­gar más pri­vi­le­gia­do en nues­tro ar­te con­tem­po­rá­neo.

3 comentarios:

El Loco Calato. dijo...

hola
hasta cuando dura esta muestra?

Miguel López dijo...

hola, la exposición de alfredo márquez estará solo hasta mañana, sábado 20 de octubre. La sala cierra a las 7 pm si no me equivoco. Saludos!

Anónimo dijo...

Con la misma valentia que refiere Lama, ya hace varios años Marquez viene produciendo imágenes en la misma Linea.
Veo la muestra como una retrospectiva de conciencia mucho mas centrada y contundente.
Me pareceria inpensable esta muestra hace unos años, no por falta de valentia, sino porque requería de una suerte de "descanso sepulcral", para completar el ciclo y cerrar el luto memorial.